Búsqueda personalizada

martes, 16 de agosto de 2011

Tonto y retonto

Recién, un extraño que pretende salir conmigo me pidió que me describiera, y decidí escribirle esto.
Por supuesto, el tipo en cuestión huyó despavorido.
Así soy, pues, demasiado honesto para ser inteligente.
Yo, feliz. La soledad me sienta mejor que nunca.
Estoy tan a gusto conmigo mismo, que no la cambio por nada.
Va el texto, mis queridos curiosos:

Mi nombre es Luis. Tengo treinta y tres años, soy periodista y escritor.
Vivo en San Isidro, trabajo desde mi casa. Vivo solo, en el mismo edificio que mi madre.
Tuve una sola relación importante en mi vida, que duró ocho años y se terminó hace nueve meses.
Ahora estoy solo y muy contento con ese estado, aunque no descarto conocer a alguien relativamente normal, más o menos guapo y que me divierta. Si eso ocurriera, podría llegar a darme la posibilidad de meter a un extraño en mi cama, de invitarlo a mi casa y pasar un tiempo considerable a su lado.
Pero soy bastante escéptico al respecto, y no creo que eso ocurra.
Más bien asumo que el amor en mi vida es algo que ya pasó, que fue muy lindo, que me hizo relegar muchas cosas y disfrutar de tantas otras, pero que para mí será harto complicado, sino imposible, volver a amar.
Mientras tanto me entretengo, salgo bastante con mis amigos y amigas, disfruto más que nunca de ir a comer en grupo y hasta me animo a ir a discotecas de todo tipo.
Por lo demás, acudo al gimnasio con cierta regularidad, manejo todo el tiempo, soy lampiño, estoy muy apegado a mi familia, vivo afuera del clóset, soy fanático del cine y algo enfermo de la literatura.
Eso es todo, amigo.