Búsqueda personalizada

jueves, 28 de julio de 2011

No llores por mí, Perú



Como decimos en Argentina, esta mañana Nadine Heredia peló vestuario.
Al parecer, la nueva primera dama del Perú le dijo adiós a los jeans y polos medio comunistas para dar paso a un vestuario demasiado glamoroso, ostentoso y algo estrafalario. Eso pensarán muchos de los peruanos que no le guardan simpatía.
A mi parecer, el traje plisado en raso color fucsia que eligió para la asunción de su esposo resultó elegante, impecable, exquisito. La realza, la destaca, la glamoriza de una manera primorosa.
Nadine se cristinizó (en clara alusión a mi presidenta).
Cristina se evitizó (en referencia directa a la primera dama peronista).
Dicho todo esto, creo estar en condiciones de hacerme la siguiente pregunta:
Nadine, ¿será la nueva Evita peruana?