Búsqueda personalizada

domingo, 17 de julio de 2011

Lima, are you ready to rock?


Llegué a Lima ayer sábado a las diez y media de la noche.
No han pasado 24 horas desde mi arribo, pero al momento pude hacer lo siguiente:

-Recibí mi nueva novela (¡quedó divina!)
-Conocí a mis editores peruanos.
-Concedí dos reportajes para televisión abierta.
-Me entrevisté con una vidente que sólo auguró éxitos en mi vida (¿debo creerle?)
-Comí lomo saltado (delicia absoluta).
-Tomé Inca Kola (love it).
-Me emborraché con pisco del tradicional Hotel Bolívar (un trago y tu vida está en peligro).
-Fui a la discoteca Downtown y bailé Lady Gaga.
-Me tomé muchas fotos y hasta firmé autógrafos (?).
-Desayuné jugo de piña.
-Caminé hasta Larcomar y no tuve coraje para subirme a un parapente (casi lo hago, pero recuerden que soy marica).
-Tomé un taxi a Barranco y me perdí entre sus callejuelas.
-Tomé otro taxi de regreso al hotel, y en el camino quedamos atascados por el desfile patrio de Wong.
-Ví el desfile, aplaudí las carrozas más bizarras y bailé con Jandy Feliz.
-Me comí un churro en Manolo (sublime).
-Regresé al hotel, destruido.

Ahora son las siete y media de la tarde del día domingo y mi cuerpo pide a gritos unas horas de descanso.
Se las daré, porque lo merece. Pero en la noche, cuando me recupere, volveré muy fresco al ruedo.
Lima, la incansable, me espera con los brazos abiertos. Y no la pienso defraudar.