Búsqueda personalizada

jueves, 30 de junio de 2011

¿Les gusta?




Esta es una posible foto para los afiches de promoción del nuevo libro.
¿Qué les parece?

pd 1. sean clementes, ¡está sin retocar!
pd 2. la cambié, esta es más expresiva, ¿verdad?

Falso Twitter

Este idiota (@LUIS_CORBACHO) es otro impostor.
¡No lo sigan!
No tengo twitter ni Facebook oficial, así que solo me pueden seguir por aquí, ¿ok?

martes, 28 de junio de 2011

I was born this way…



Hace más de veinte años, cuando tenía doce, fui al peluquero y le pedí que me rapase la cabeza. Salí de ahí pelado, como un cadete del ejército, pero feliz porque no tendría que volver a lidiar con mi pelo enredado cada día, antes de ir al colegio.
Al llegar a casa, mi madre estaba molesta, gritona, con cara de amargada. Le pregunté qué le pasaba. No me contestó. En ese momento me quedé con la intriga, no supe cuál era su problema, qué la tenía tan malhumorada. Ahora, con el tiempo, presumo que se trataría de mi padre, de alguna de las mil y una cagadas que se mandó a lo largo de su vida.
Pero aquel día no entendí nada. Mi madre me regañó, me trató muy mal, horrible, y cuando la enfrenté
–porque ya desde chiquito tenía ese defecto de no saber quedarme callado- me dijo, a los gritos, que mi corte de pelo había quedado espantoso, que fuera al espejo del baño y me mirara la narizota y las orejas de elefante que había heredado de mi padre.
Fue lo más feo que me han dicho en la vida. Tanto, que pasan los años y sigo recordando aquel episodio como si hubiera ocurrido ayer.

Después, claro, vino el trauma. La herida quedó abierta, nunca pudo cicatrizar. Será por eso que hasta el día de hoy tengo problemas con mi aspecto. Debe ser a causa de las inseguridades transmitidas a través mi madre que me sigo mirando al espejo con miedo, pensando en los retoques que debería practicarme, o voy aterrorizado a las sesiones de fotos que pretenden inmortalizar mi complicada fisonomía.
Sin embargo, todavía no me atrevo a ingresar a un quirófano para resolver cuestiones estéticas. Será la desidia, la pereza o la falta de convencimiento -de motivación para verme más guapo- lo que me frena a cambiar, de una vez por todas. También, claro, el terror a quedar aún peor de lo que estoy ahora.

A veces sueño con lo genial que sería verse guapo. Que la gente se pare a mirarte por la calle, que todos los chicos caigan rendidos a tus pies. Pienso en lo fácil que transitaría la vida de esa manera. En las puertas que se abrirían, en lo relajado que me resultaría andar así, espléndido, y hacerme fotos sin culpa, ir a la tele sin el más mínimo temor al ridículo.

Pero las cosas no son como uno quiere. La realidad es dura, el espejo no miente.
Entonces, ¿qué se puede hacer? Pienso en la respuesta y me acuerdo de Lady Gaga, del reportaje que leí esta mañana sobre ella y su fenomenal éxito A PESAR DE… (así decía la nota) su tremenda fealdad.
Gaga, en el primer corte de su nuevo disco, Born this way, dice que es bella a su manera, que Dios no comete errores y que todos debemos aceptarnos tal cual somos, ser felices con nuestra mounstruosa fealdad y no regirnos por los modelos de belleza impuestos desde los medios.
¿Quién se traga ese sapo? ¿Acaso Valeria Mazza es rica y famosa por su horripilancia? ¿Será que si estoy en una disco gay, llega Brad Pitt y se para a mi lado, vendrán más chicos a levantarme a mí, por mi belleza -digamos, exótica- que a él, por su evidente sex appeal? ¡No way, José! Las cosas como son. Las supervivencia, en este mundo, es de los más guapos (recomiendo un libro ad hoc, de Nancy Etkoff).

Mientras tanto nosotros, los orejones narizones, los flacos estilo larva, los excedidos de peso, los bajos muy chatos, las flacas muy chatas y todo el zoológico que no se parezca a los envidiables –y odiables- Bradgelina, nos conformamos con las sobras de los lindos, con los elogios al alma y los halagos al corazón, y vemos cómo una fea, la más fea de todas, conquista el mundo con sus canciones, hace gala de su exagerados rasgos y nos da una lección de estética transgresora.
¿Seremos capaces de aceptar, como Lady Gaga, que somos bellos a nuestra manera? ¿Ustedes, qué opinan?


pd. La ilustración que engalana este escrito es obra de la genial artista y diseñadora Sandra Pelligró, que además de talentosa e inteligente, es mi mejor amiga y será quien, dentro de dos semanas, viaje conmigo a Lima.
Pueden ver más de su trabajo en http://www.flickr.com/photos/sunshinelollipop22/

sábado, 25 de junio de 2011

Chicas, las amo


Las espero a todas este 20 de julio, en la Feria Internacional del Libro de Lima.
Estaré inaugurando el evento y presentado mi nueva novela, Morir Maquillado.
A la que me robe un beso, le regalo un libro.
¿Quién se anima?

pd. chicos, no se impacienten, para ustedes también hay... ¡pero no en público!

jueves, 23 de junio de 2011

Datazo

Había decidido dejar de hablar del personaje, pero este dato lo amerita.

Me llega una información de muy buena fuente que da cuenta del bajo rating y futura cancelación del espacio del loco en Miami.
Así es, su programucho de La Mega, una cadena de cubanos exiliados que nadie ve, no alcanza los dos puntos de rating. Por lo tanto, se ha decidido no renovar el contrato.
¡Ups! ¡Qué pena, cuánto lo siento! Te has quedado sin show en Lima y sin chamba en Miami.
¿Qué hará ahora la enana incestuosa? ¿Le pedirá dinero a su hermano a cambio de más favores sexuales?
¿Regresará a Lima para seguir trabajando de vendedora en una librería?
¿Se animará a vender mi nueva novela, que sale allá en julio?

Stay tuned!

pd. mis nuevos editores me han contado que la enana de la sopa, o como se llame, fue un fiasco total que no alcanzó los 500 ejemplares. No te aflijas, enana, ahora tienes un bebé que justifique tus fracasos profesionales...

miércoles, 22 de junio de 2011

La celebración



Anoche hubo boda. Fue mi tío, de 67. Eterno soltero, nunca una novia. Todos, comenzando por mí, dudábamos de su hombría. Sin embargo, ahora, encontró a la mujer de su vida y se casaron con bombos y platillos.
Hacía años que no usaba terno. ¿Les gusta el que me mandé a hacer? Pienso usarlo cuando vaya a la tele peruana, en breve. Mi mami se puso todo encima. Brillos más animal print más pluma inglesa en la cabeza. Too much, le dije, pero no me hizo caso. Fuimos juntos a la maquilladora, ella, mi hermana, mi abuela y yo. El único varón de la familia que fue a la maquilladora es quien escribe. Dios, qué marica. Tanto, que a la hija de la novia, una jueza de la corte suprema, le dije, al presentarme, que yo era el puto de la familia. Sí, el champagne hizo estragos en el poco pudor que me queda. Mi hermana, que también trabaja en la corte, no me perdona el exabrupto. Lo siento, dear Carol, soy lo que soy. Te avergüenzo, lo sé, la desubicación y el figuretismo me brotan por los poros.
En fin, que la boda fue lo máximo, aunque todavía me duela la cabeza. Pronto, cuando me recupere, prometo una crónica descarnada del evento. La high society porteña lo merece, por idiotas.
See you guys, ¡más pronto de lo que creen!

lunes, 20 de junio de 2011

Maldita ternura


¿Quieren saber qué hicimos Beto y yo un fin de semana entero recorriendo las calles de Buenos Aires arriba de mi Honda Fit?
Las partes aptas para menores serán emitidas brevemente en el aire de Panamericana. El resto, tal vez, lo subimos a youtube.
Hay entrevistas varias, declaraciones explosivas, guía turística de mi ciudad, guía gay de Palermo, desayunos, almuerzos, cenas, teatros, discotecas, caminatas, shopping, un adelanto exclusivo de mi nueva novela y mucho, muchísimo más.
Beto me cayó muy bien, digan lo que digan.
Me pareció un personaje tierno, incomprendido, de mirada triste, de semblante melancólico. Un provocador algo cansado que necesita estar tranquilo, dormir mucho, descansar.
Beto me resultó un buen tipo.
Y al que no le guste, que se vaya, que no mire, que no lea, que cambie de canal o se mude a otro blog.
Beto seguirá en la tele. Yo seguiré escribiendo (y tal vez en la tele también, por qué no).
Mientras tanto, otros y otras, desde el exilio, no podrán evitarnos.
I´m sorry for you, querida.
A llorar, a la iglesia.

viernes, 17 de junio de 2011

Visita internacional

Si todo sale bien y no hay problemas con los vuelos, este fin de semana viene a verme desde Lima uno de los personajes más importantes del Perú. Les aseguro que se van a sorprender cuando me vean en la tele.
¿Quién será? ¡Hagan sus apuestas!

miércoles, 15 de junio de 2011

I kissed a girl… ¡y me gustó!



El sábado besé a una chica. No era la primera vez, claro, pero hacía mucho tiempo que no probaba. Años, casi diez.
El beso inicial sucedió a los diecinueve, con mi primera y única novia. Soledad, la chica en cuestión, tenía dos años menos que yo y todavía estaba en el colegio. Era la hermana de mi mejor amigo. Era del Opus Dei. Yo, todavía, no era la loca escandalosa que soy ahora. Ella y toda su familia, actualmente, deben odiarme y sentir vergüenza de mí, porque han dejado de hablarme y hacen de cuenta que no existo.
La cosa es que Soledad besaba de mil maravillas. Tenía una boca grande, muy sensual, y unos ojos celestes que me encandilaban con su mirada. Cuando nos besábamos en mi auto, los viernes y sábados por la noche, yo me ponía todo duro y ni se me pasaba por la cabeza la idea de ser gay. Sin embargo, nunca llegamos a hacerlo. En un año de relación no pasó nada, no hubo sexo de ningún tipo, no alcanzamos la segunda base ni mucho menos la tercera. Cero punto cero.



Luego vino Camila, con la que salí menos de un mes y quien hasta el día de hoy es una de mis mejores amigas. Con Cami no hubo buenos besos, no hubo química. Cami quiso acostarse conmigo a la semana de conocerme. Será por eso que cortamos.
El último beso femenino que recuerdo ocurrió en una fiesta de la revista para la que trabajaba. Estaba tan borracho que terminé enrollado con la columnista de sexo, una pelirroja infartante que ahora es famosa, presenta noticias en la tele y sale con el ministro de economía de mi país. Bien por ella, que triunfó. Mal por mí, que ni siquiera pude complacerla una noche, cuando nos besamos hasta el hartazgo, fuimos a su depa y, en el momento clave, yo comencé a vomitar.
Nunca supe si era la borrachera o su intimidad al desnudo, frente a mí, pero el punto es que no lo hicimos, que nunca lo hice con ella ni con ninguna otra mujer. Soy virgen, sí. Virgen de chicas, aunque suene increíble.

¿Y qué pasó el sábado?, se preguntarán. Es cierto, besé a una chica. Lo admito, la toqué más de la cuenta. Confieso, froté sus bubbies contra mi pecho y me gustó.
La ignota en cuestión, de la que desconozco nombre, profesión o paradero, tenía unos veintipocos, era rubia -muy rubia-, de pelo rizado al extremo, vestía una minifalda negra y un top muy ajustados, exhibía un cuerpo firme -adecuadamente delgado- y hablaba con una voz aflautada que al poco tiempo de intercambiar palabras me resultó insoportable. Pero besaba bien. Y era linda. Y se mostró tan desenfadada que logró conquistarme. Se atrevió a tomar la iniciativa conmigo, no le importó que yo le confesara, en medio de la música bochornosa del antro y con dos tequilas encima, que no me gustaban las mujeres –en el sentido sexual, me refiero.
Nada de eso pareció detenerla. Dijo que amaba a los gays. Dijo que yo era un desperdicio. Aseguró que no parecía una loca. Afirmó que algo de hombría debía de tener, y luego me besó sin vacilar, acarició mi espalda con sus manos suaves, pequeñas, desconocidas para mí, hasta llegar a mi cuello y apretarme contra su preciosa cara angelical. Luego llevó mis manos a su pecho. No me desagradó. Enseguida las condujo a su parte de atrás, lo que me pareció muy excitante. Le acaricié la espalda y más abajo y continué besándola en la boca con cierta pasión. La chica me calentaba, tanto que hasta pensé en invitarla a mi casa.
Pero luego vino la catástrofe. Mi mano en su parte de adelante, mi incomodidad, una impresión desagradable y la confirmación de que soy el puto más puto del mundo. No pude seguir. No logré complacerla. No fui el macho que hubiera querido ser. Sin embargo, aquella situación, lejos de traumarme –como a muchos que ustedes conocen y prefiero no volver a nombrar-, me causó gracia, dio comienzo a una risa incontenible y propició esta frase muy argentina que salió de mi boca, casi sin pensar en lo que estaba a punto de pronunciar. Lo siento, mi amor, le dije. ¿Sabés que pasa? Que a mí me gusta la pija más que el dulce de leche. ¿Me dejo entender?

pd. La chica de la foto es Katy Perry, mi nueva ídola pop, la que inspiró el título de este post y por quien me haría completamente heterosexual.

martes, 14 de junio de 2011

Relaciones carnales


Humala se reunió con Cristina Fernández

El presidente electo dice que su visita a Argentina busca “mejorar las relaciones, mejorar no solo lo económico y comercial, sino lo cultural”.

Fuente: peru21.com

Gracias, Ollanta. Permítame decirle que yo he sido un precursor en esto de mejorar las relaciones culturales, sociales y hasta carnales entre Argentina y Perú. Me alegra saber que usted continuará con mi legado.
Por otra parte, me encantaría seguir cultivando la hermandad entre ambos países, ya sea a través de Diego Bertie, Bernie Paz, Christian Meier o el galán peruano que usted considere pertinente.
A tal fin, espero sus instrucciones.

pd. ¿Vieron la sonrisita que Nadine le hace a mi presidenta Cristina? Si tuviera que ponerle uno de esos globitos de pensamiento, diría lo siguiente: Sí, mamita, ríete que yo seguiré tu camino. Cuando Ollanta deje el poder, ¿quién crees que postulará a la presidencia?

sábado, 11 de junio de 2011

Celebration & Reinvention

Hoy es una día especial.
Este humilde blog, creado en el mes de febrero, acaba de cumplir un millón de visitas.
Sí, ¡un millón! ¿Pueden creerlo? Yo no...
La cosa es que, para celebrar, hemos decidido renovar el diseño.
Lorena, mi gran amiga y excelente diseñadora argentina, se ocupó de los detalles.
¿Qué onda? ¿Les gusta? Espero sus comentarios.
Gracias por contribuir al éxito de este blog.
¡Los quiero!

pd 1. No se preocupen, el diseño es momentáneo, por la celebración del millón.
Más adelante lo cambio por algo más sobrio, pero de momento ando con ganas de celebrar.
pd 2. No son solo los colores de la bandera estadounidense, también es así la de Francia y la de Inglaterra, just to name a few...

jueves, 9 de junio de 2011

No lo soñé


Finalmente... ¡lo conocí! En realidad, ya lo había visto un par de veces en Miami, pero nunca lo había saludado ni intercambiado algunas palabras. Pero esta vez fui por más. Ahora lo tenía cerca, en mi ciudad, y hubiera sido un tonto si dejaba pasar esta oportunidad. Por eso, ayer, me puse a llamar como loco a todos mis amigos periodistas hasta que logré mi objetivo: un productor de Radio Diez, donde el divo estuvo como entrevistado, me permitió pasar al estudio para verlo de cerca, estar a unos pocos metros de él, y hasta sentir su olor. Con eso me bastaba, me era suficiente respirar el mismo aire que Ricky, compartir el mismo espacio, tener la chance de buscar sus ojos con mi mirada inquieta. Y así fue, con esa actitud tan de groupie, que logré sintonizar con mi amor imposible, que se fijara en mí aunque más no fuera por un instante.


Casi muero, me desmayo, cuando me dijo hola, sonrió tímidamente y extendió su mano para saludarme. La mía, temblorosa, dejó caer el libro que le llevé de regalo y alcanzó a estrecharse con la suya. Se te cayó algo, dijo, y me apuré a buscar mi primera novela, la más gay hasta el momento. Inmediatamente se la entregué, le expliqué torpemente que se trataba de una novela gay escrita por mí, a lo que respondió, para mi sorpresa: sé quien eres, Juan -Castro, que en paz descanse- me habló mucho de ti. Que bueno leerte, será un placer.
Me quedé helado, idiota, como soñando despierto. Luego vinieron algunos miembros de su séquito y se lo llevaron raudamente, ignorándome como a un estorbo del camino, un a fanática más enloquecida por el astro boricua. Bye, Luisito, me dijo. Ya te escribo, siguió, para luego desaparecer entre la multitud.
You left me speechless, my beloved Ricky.
Sé que no me vas a escribir, que mi libro terminará en manos de alguna de tus secretarias y que no tengo ninguna chance contigo.
Sin embargo, lo último que se pierden son las esperanzas. Por eso, de ahora en adelante, me iré a dormir cada noche soñando que me estás leyendo, que piensas en mí aunque sea un poquito y que, si Dios existe y escucha mis plegarias, algún día verás mi dirección en la dedicatoria del libro y sentirás ganas de escribirme unas palabras.
Te amo, Ricky, all yours,
Luisito

miércoles, 8 de junio de 2011

Les presento a León



Aquí está mi nuevo sobrino. Llegó al mundo hace unas pocas semanas, y con él la alegría se instaló nuevamente en nuestra familia.
León es chiquito, tanto como la palma de la mano que lo sostiene (sí, soy yo, el tío preferido). Pero algún día será grande, y verlo crecer se convertirá en una de las experiencias más maravillosas de nuestras vidas.
Cuando lo sostengo por horas entre mis brazos, acaricio su piel inmaculada y le beso las orejitas, pienso que sería genial tener un bebé para mí solo, un hijito que lleve mi sangre y se parezca un poquito a mí (y mucho a la madre, porque me gustaría que fuera bonito). Pero luego la veo a Cata, hablo con Feli, juego a la pelota con Zach, y sé que con ellos me basta. Que es mejor cuidarlos, engreírlos y tratar de darles todo lo que sus padres no quieren o no pueden.
Porque para eso están los sobrinos, para hacernos felices a los tíos solterones y permitirnos que les concedamos todos sus caprichos. Gracias a mi hermana Candy por Cata. Gracias a mi hermano Agustín por los otros tres.
Y gracias a mis dos hermanos restantes, Carolina y Francisco, por los niños que vendrán y yo sabré querer más que a nada en el mundo.

martes, 7 de junio de 2011

Ricky, te amo



Uno de mis amores imposibles está en Buenos Aires, alojado a pocas cuadras de mi depa.
Quiero ir a golpear la puerta de su habitación, llamarlo, mandarle un mensaje.
Sé que nunca me daría bola. Sé que él pertenece al bando de los lindos y yo... bueno, ya vieron mis fotos.
Antes, hace unos años, Ricky me caía un poco mal.
Varias de sus canciones me gustaban, incluso podía llegar a bailar escuchándolas en alguna fiesta con mucho alcohol encima, o tararear una balada pensando en ese chico del que me había enamorado.
Sin embargo, me jodía que Ricky no saliera del clóset. Me molestaba, profundamente, verlo en los cines de Miami con la mexicana Rebeca de Alba, haciéndose el enamorado, cuando por detrás venía a Buenos Aires y se acostaba con mi amigo Juan Castro, el gran periodista argentino que ya no está entre nosotros.
Ese Ricky no me gustaba. Representaba la doble moral que tanto deploro; su hipocresía sacaba lo peor de mí.




Muchos se preguntarán, ¿por qué ahora dices que lo amas tanto?
Son varias las razones. Primero, porque salió del clóset, gritó a los cuatro vientos su homosexualidad y se convirtió en un referente para muchos jóvenes que están en su situación.
Bien por eso, mi adorado Ricky. Hay que mostrarse, informar, hacerle saber al mundo que se puede ser muy gay y muy feliz, sin traumas ni remordimientos inútiles.
Otra de las razones que me llevan a estar perdidamente enamorado de él es su nuevo look.
Sí, parece que la salida del clóset y la llegada de los cuarenta le han sentado de lo mejor.
Un nuevo corte de pelo, el vestuario completamente renovado y una actitud de lo más relajada lo han posicionado como uno de los hombres más sexys del planeta.

El mundo es tuyo, Ricky. Y nosotros, los simples mortales, no hacemos más que contemplar tu desenfadada belleza y soñar con darte un beso, una caricia, una palabra.
I love you, Ricky Martin. Disfruta de mi ciudad sabiendo que siempre, no matter what, aquí tendrás un argentino dispuesto a acogerte, en el más amplio sentido del término.

pd 1. La foto es de hoy. ¿Vieron que frío está BA, y que hot se ve Ricky con su abrigo y sus botas?
pd 2. Eliminé el post anterior porque ya no me dan ganas de seguir hablando de aquel personaje. Prefiero poner a Ricky en primera plana. ¡Mil veces!

web: http://peru.com/espectaculos/6984/noticia-luis-corbacho-ricky-martin-se-acosto-mi-amigo

lunes, 6 de junio de 2011

A Beto Ortiz

Beto, muy bueno tu tweet sobre Bayly.
Tienes toda la razón, un nobel es un nobel y la gente no es tonta.
¡Que se chupe una mandarina el loco!
Me gustaría conocerte, ¿cómo hacemos?

pd. http://ojo.pe/ojo/nota.php?txtSecci_id=51&txtNota_id=605987

domingo, 5 de junio de 2011

Boca de Urna

Para Bayly, que lo mira por TV...

En CNN en español acaban de decir que las campañas mediáticas compradas, como la tuya, favorecieron la victoria de Humala.

Ya nadie te cree, ya fuiste.

¡Chúpate esa mandarina!

pd. Estuve viendo a la señora Rosa María Palacios durante esta última semana y su trabajo ha sido impecable, para sacarse el sombrero. Una gran periodista, de la que muchos deberían aprender.

viernes, 3 de junio de 2011

Nuevo sobrecito

En el café de esta mañana -infaltable en mi rutina diaria, puesto que sin él no funciono- encontré un sobre de azúcar con la siguiente frase:

Quien tiene una razón para vivir, acabará por encontrar el cómo

Me pareció muy propicia para este viernes pre electoral.
Recuerden que, más allá de los resultados, todos tenemos una razón para vivir, alguien por quien luchar. Por eso, les propongo que vivamos esta elección en paz, que dejemos de lado los odios y rencores y aceptemos lo que venga con la mejor cara posible y una gran dosis de buena voluntad.
Es el humilde consejo de un extranjero que quiere mucho al Perú y les desea lo mejor a todos ustedes.
Porque les juro que, a veces, cuando leo las cosas tan lindas que me escriben, me siento un peruano de corazón (espero que no les moleste lo que acabo de escribir, va con humildad).
Antes de irme, los dejo con una inquietud, a propósito de la frase que engalana este post.
Ustedes, ¿qué razón tienen para vivir? Búsquenla, y les aseguro que allí encontrarán muchas respuestas.
¡Buen fin de semana para todos!

miércoles, 1 de junio de 2011

Fumado




Estoy fumado en el bosque. Es un bosque cerca de la playa, cerca del mar y de una cabaña. La cabaña es de un amigo. Vinimos con él y dos amigas. Dos gays y dos chicas que quieren chicos. La ecuación no cierra. Esos dos gays estuvieron juntos alguna vez, hace casi diez años. Pero uno dejó de gustar del otro y luego se hicieron mejores amigos. Ahora son inseparables, mejores amigas.
Los cuatro estamos en el bosque -energético, según nos informan- fumando marihuana a través de una pipa. Es la primera vez que uso una pipa. No es la primera vez que fumo porro, y confío en que no será la última.
Hacía mucho que no fumaba. Tenía ganas, en un punto lo necesitaba. Quería relajarme, fumar un buen troncho y volar. Y hablo de algo importante, de una cantidad considerable de marihuana que sea capaz de hacerme flashear y luego tumbarme.
Todavía estoy flasheando, pero en cualquier momento me tumbo. No quería dejar de compartir con ustedes este momento.
Es la primera vez que escribo fumado. Releo el texto y me parece cualquier cosa, horrible. Sin embargo lo dejo, porque quiero compartirlo. Quiero contarles lo bueno que estuvo fumar, transportarme a otra galaxia, delirar. Mirar el bosque y abrazar esos árboles que se alucinan energéticos, que te dan vida y te renuevan el espíritu. Bucear por un túnel fantástico, cargado de brillos y fantasías. Sentir que caigo al vacío, a un vacío lleno de amor y felicidad. Colgarme pensando en comida, en el extra grande combo de Mc Donald´s que me comería ahora mismo. En las tabletas de chocolates que podría deglutir mezcladas con las papas fritas y el ketchup. La sal y el azúcar, todo junto y enmarañado.
Pienso en mucha comida, muero de hambre. Pienso en el tema de Lady Gaga que suena de fondo,
I´m a bad kid, y sé que puedo ser un chico muy malo. Que si me la haces, la pagas. Que soy vengativo y rencoroso con los que me joden, un terrible mounstruo.
No importa, no me importa. Me consuela saber que soy el más bueno con la gente que quiero, con los que no me cagaron. Que quienes no me conocen dicen que tengo cara de buena persona. Que las mujeres más sensibles me han dicho que mi mirada es noble, intensa pero muy noble. Y sé que tienen razón. Suena arrogante, poco modesto, pero es verdad. Así como reconozco que soy un mal bicho cuando me la hacen, también sé -hasta me atrevería a jurar- que jamás podría traicionar a alguien que no me haya lastimado con su egoísmo y malicia. Que ayudo a quienes lo necesitan, me preocupo por los demás. Yo sé que es verdad. Y lo escribo en mi blog porque me da la puta gana, aunque luego entren idiotas mono neuronales que me dicen maricón, como si eso me molestara. Pues no, no me jode que me digan lo que soy. No me avergüenza ser gay, que me gusten los hombres, que por el momento no me provoque follar con mujeres. ¿Es acaso un delito eso? ¿Tan grave les parece? ¿A quién jodo? ¿Por qué entran a mi blog si saben que está escrito por un homosexual argentino ex despechado? ¿Qué les interesa saber de mí? ¿Por qué el morbo? ¿Tanto les gusto?
En fin, mejor me dejo de hacer preguntas idiotas y me voy a comer la vida, que no puedo más del hambre.
Por suerte, en la cabaña tenemos de todo. Gracias Dios, o quien sea que nos provee de tantas cosas. Gracias por todo lo que tengo, y fuck you por lo que te llevaste.
A ustedes, gracias por leerme. Y a los que no les gusta lo que escribo, jódanse y no me lean, que hay muchas otras porquerías para entretenerse.
Bye, chau, adiós.