Búsqueda personalizada

martes, 17 de mayo de 2011

Un poco de autoayuda

No me quiero poner en plan Osho ni mucho menos.
Pero esta mañana, desayunando en el café Havanna de la esquina de mi casa, me encontré con la siguiente frase, impresa en el reverso de un pequeño sobre de azúcar. Decía lo siguiente:

Cuando lo creas todo perdido, no olvides que aún te queda el futuro,
tu cerebro, tu voluntad y dos manos para cambiar tu destino.


Me hizo acordar a como me sentía yo el año pasado.
Y ahora miro para atrás y me siento, en parte, orgulloso de haber logrado salir de aquel infierno.
Así que si alguno de ustedes, mis queridos lectores, está atravesando un mal momento, debe saber que todo pasa, y que de uno depende salir adelante y hacerse cargo de su propio destino.

¡No bajen los brazos!