Búsqueda personalizada

viernes, 6 de mayo de 2011

Más amenazas

Parece que mi ex se ha dado una sobredosis de pastillas y escribió estas amenazas:

miserable
eres un alacrán
pagarás por lo que hiciste
te llevarás una sorpresa desagradable


También tuvo palabras muy amables para con mi hermana mayor, quien me representa legalmente frente a él (esto es anterior):

de carolina me vengaré cuando pase el tiempo
créeme que cuando esa cerda muera tomaré un juguito de mango celebrando


Estos e-mails se encuentran en manos de la justicia, y están a disposición de los medios para que den cuenta de su veracidad. En el remitente de los mismos figura la dirección del señor Jaime Bayly, de público conocimiento entre los profesionales de la prensa.

A ver si en El Comercio se atreven a publicar esto, ahora que él pertenece al holding y -casualmente- lo apañan .
A mí me basta con dejar constancia pública de las amenazas en este blog, el único medio en el que nadie puede censurarme.
Ya saben, si sufro un atentado, quien es el culpable.
De momento, el atacante en cuestión será denunciado ante la justicia argentina tras haber recibido, quien escribe, estas amenazas de su propia dirección de correo electrónico.
Es probable que se haya encontrado fuera de sí -producto del alto consumo de psicofármacos- al momento de escribir esto. De otro modo, no se explica como pudo haberse expuesto de tal forma, dejando en evidencia ante un país entero su esencia demente y mafiosa.

Lamento mucho que en nuestros países las cosas funcionen de esta manera. Yo no me voy a callar, tengo muchos miles de lectores que me siguen a diario, y eso vale más que los manejos de algunos medios y periodistas que se venden por dinero y pretenden silenciarme.

Por lo demás, aprovecho este comunicado para dejar constancia de mi negativa a apoyar a ninguno de los dos candidatos que se encuentran disputando la segunda vuelta por la presidencia de Perú.
Aquí no hay intereses creados, este es un blog personal, una vía de comunicación de un escritor con sus lectores.
No más que eso.

Gracias por su tiempo,