Búsqueda personalizada

domingo, 1 de mayo de 2011

¿En nombre de Dios?

Sandrita salió a hablar.
Pobrecita ella, siempre tan recatada y correcta.
Me da mucha pena, ha sufrido tanto al lado del loco.
Y ahora debe sentirse terrible, porque gracias a él debió practicarse un aborto para evitar su tercer embarazo.
Sí, así fue, el loco me lo contó y esto lo puedo jurar por mi sobrina.
Que feo debe ser para Sandrita ver como él la hizo abortar y ahora, para quedar como un macho, se las da de gran padre de familia.
¿Qué dirá la señora madre, la santa millonaria del Opus, de su hijo abortista y maricón?
No importa, si lo que cuenta es salir en las portadas de los diarios conservadores mostrando la foto de la familia feliz.
Total, los peruanos cholos ignorantes (como los llama él) no piensan ni se acuerdan de nada.
Oye Jaimito, si cuentas, cuenta todo, pues.
Si sacas los trapos sucios de La Bertie, ahora deja que tu mariconcito argentino saque los tuyos también.
Incluyen mentiras, racismo, corrupción, amenazas, extorsiones y... abortos.
La verdad sea dicha.