Búsqueda personalizada

martes, 19 de abril de 2011

Mis 33



Fue la mejor celebración EVER!

Mis mejores amigos viajaron conmigo, nos emborrachamos, tomamos sol, conocimos muchos chicos (no, morenos no, nunca me gustaron...), bailamos un montón y disfrutamos de nuestra juventud. Sobre todo eso: valoramos nuestra salud, el amor que nos tenemos y la libertad de la que gozamos.
Porque estar enfermo, ser adicto a una droga o sentirse reprimido frente a nuestra naturaleza sexual es la peor de las cárceles.
Tener una madre del Opus que no te acepta como eres, depender de diez pastillas para dormir y olvidarse de todo y tener un hígado al que no le queda más de un año de vida útil debe ser la peor de las condenas.
Ah, y para colmo, terminar tu vida apoyando a un régimen dictatorial que causó estragos en tu país... Claro, si total vives en Miami y nada te importa, solo quieres quedar bien con los mafiosos de turno para regresar al Perú a seguir robando y de paso asegurarte tu embajada en la ciudad del mundo que más te guste.
Yo me pregunto: ¿No te das cuenta que tienes los días contados? ¿No sabes que tu cirrosis no da para más? Entonces, ¿para qué insistes con tu puta embajada cuando gane la china?

En fin, estaba hablando de mi cumple y me fui de tema... Es que tantos días de silencio playero me dejaron con muchas ganas de hablar, sobre todo cuando entro a los periódicos peruanos y leo el descarado apoyo de la gorda pasiva adicta hipócrita a la hija de un asesino dictador corrupto presidiario.

¡He dicho! Y ahora me voy, que ya comienza la Feria del Libro de Buenos Aires y tengo mil cosas por hacer.

pd. epígrafe de la foto, de izquierda a derecha: la loca despechada, Nat (mi amiga estrella cantante), Tito (el chongo hot) y Sani (la ilustradora de la portada de Candy)