Búsqueda personalizada

miércoles, 23 de marzo de 2011

Top five: locas traumadas



Hola amig@s,

Es miércoles en la noche, estoy algo aburrido y con ganas de cantar mis verdades a los cuatro vientos.
La intención de este ranking no es señalar a las maricas, acusarlas de no salir del clóset y obligarlas a gritar ¡Soy gay!
Pero todo el que trabaja en los medios de comunicación tiene una responsabilidad social. Por ser un personaje público, se convierte en referente de miles de jóvenes y, en cierta medida, marca algunas pautas de lo que se conoce como la Opinión Pública de una sociedad.
Hago esta aclaración para que se entienda que el motivo de este post no es iniciar una caza de brujas (o de locas, mejor dicho), sino poner sobre el tapete un debate acerca del comportamiento hipócrita de ciertos personajes televisivos, y cómo este accionar, esta doble cara, afecta al público que los sigue.

En fin, vamos a lo divertido:

1- La Pelucha

Todos lo saben, no hay quien no lo haya comentado. Sin embargo, él insiste en darse piquitos con la Sofi, y su padre dice en El Comercio que espera nietos de esa chica tan bonita. La pregunta es, ¿Por qué tanta hipocresía? ¿A quién le tienes miedo, linda Pelu? Yo estuve en Madrid mucho tiempo, conozco el barrio gay de Chueca como la palma de mi mano, y allí has dejado novios, amantes y un nutrido grupo de locas con las que salías a diario. En las fotos de Magaly en las playas españolas apareces entre su séquito de locas, todas portando diminutos trajes de baño y esculturales cuerpos a fuerza de anabólicos y mucho gimnasio.
Sal del clóset o lo no hagas, a mí me da igual. Pero debes saber que sería un buen ejemplo para muchos jóvenes confundidos -que hasta piensan en quitarse la vida por ser gays-, que dijeras que tu lo eres y que llevas una vida feliz. En lugar de eso, lo que ven esos chicos en la caja boba es que para triunfar en la tele debes darte besitos con mujeres y pretender que son tus enamoradas.
Es todo muy triste, tan triste como lo debe ser tu doble y patética vida en Lima.

2- La Carlina

Ir de la mano con la hija de Alan a los eventos parece haberte dado buenos resultados. Sin embargo, mostraste la hilacha al censurar una parodia del talentoso Carlos Alvarez. Si no tuvieras nada que esconder, no te habrías molestado tanto, ¿no, loca histérica?

3- La Bayly

Debo reconocer que, al menos en un momento de tu vida, saliste del clóset y no te importó lo que pensaran en la pacata Lima de aquel entonces.
Sin embargo ahora, un poco por las pastillas, otro por tu ridículo deseo de ser presidente y otro tanto por la fortuna heredada por tu mami (la cucufata del Opus, según tus propias palabras), sales a gritar a los cuatro vientos que tienes novia y te has vuelto completamente heterosexual.
Hay dos frases tuyas muy reveladoras, que sirven para ilustrar este comentario: "Ahora que comienza la campaña necesito una primera dama, y Silvia encaja perfecto...". "Ahora que mi madre es rica, necesito que me vea con una chica, sino me deshereda la vieja..."
En fin, Jaimito, te deseo lo mejor con tu paternidad y tu nueva vida de comercial de detergente. Pero a mis lectores, que no les gusta la doble cara, les dedico una línea muy popular en Argentina:
"A Bayly le gusta más la pija que el dulce de leche".

4- La Bertie:

Pobre Diego, es una víctima del loco. Se lo cogió de jovencito y luego cargó con esa cruz por el resto de su vida. No hay mucho que decir sobre este tema, salvo un dato de color: Diego la tiene muy grande, más que yo, y el loco hasta el día de hoy se hace pajas pensando en esa p... adentro suyo. Lo firmo, lo ratifico y pongo las manos en el fuego por lo que estoy escribiendo. Asuuuuuu.

5- La Corbacho

Si bien este puto argentino salió del clóset de todas las maneras posibles, el presente ranking está dedicado a las locas traumadas, y vaya si ésta es una de esas.
No por estar en el clóset, obviamente, sino porque una chibola trastornada le robó el marido y la dejó sola, sin casa y sin trabajo, con la única misión de vengarse como loca despechada y salir a contar por cuanto medio haya los entretelones de su patética telenovela. Sigue así, flaca fea, con suerte alguien se fije en ti y te contrate en la tele chicha, o tus libritos de morondanga se publiquen con algo de éxito en el Perú.
Un poco de autocrítica nunca viene mal, ¿cierto?

pd. La foto adjunta es real, no trucada, y fue tomada por quien escribe en Montevideo, Uruguay. Presten atención al cartel de atrás, que dice "La pasiva".
Es muy revelador...