Búsqueda personalizada

jueves, 10 de marzo de 2011

Me cuentan...

Que la enana estuvo escribiendo idioteces sobre mí en su blog.

No voy a contestarle, porque el atentado de su noviecito surtió efecto y no pienso hablar más de ellos mientras esté en riesgo mi familia.

No me sorprende que no le importe mi sobrina, qué se puede esperar de una mujer que separa a un padre de sus hijas...

Sólo te digo esto, enana de mierda: le llega a pasar algo a Cata y te mato con mis propias manos, estés o no embarazada, seas o no madre o lo que chucha fuera, ¿entendido?

Ahora piérdete enana, que me das náuseas.