Búsqueda personalizada

lunes, 24 de enero de 2011

Payaso

"Por respeto a ella y al bebé no debo odiar a nadie..."

¿Y el respeto a tus hijas, payaso?
Un hombre que bota de la casa a sus propias hijas no merece llamarse hombre.
Una mujer que le permite a su "pareja" hacer eso, no merece llamarse mujer.

Así que mejor les dijo el loco y la enana arribista.
Más divertido, ¿cierto?

Como le dije al loco en un mail reciente: si mi sobrina me pidiera que desaparezca, sería el hombre más desdichado del mundo.

Si tus hijas te hacen eso, no sé como puedes andar tan tranquilo por la vida.
Y tú, perra arribista, deberías saber que eres responsable de la infelicidad eterna de dos inocentes niñas.

Si existiera la justicia divina... mejor me callo.

Buena noches.