Búsqueda personalizada

lunes, 24 de enero de 2011

Nada es lo que parece


Amigos peruanos,

Si bien en su adorable país soy un mamarracho mediático (lo siento, pero tenía que estar a la altura de mi ex y su chibola), en lugares
como Argentina o España mis libros no son escandalosos ni hablan de romances con famosos.
¿Por qué tengo esta doble personalidad?
Debo ser esquizofrénico, tantos años con el loco me deben haber dejado medio chiflado a mí también.
Al menos mantengo cierta cordura geográfica. Me explico: si en mi país existiera un periódico como el Ajá y yo saliera embarazado en portada, me cortaría las venas.
Pero Perú queda lejos, es un país maravilloso y está ubicado a muchos kilómetros de distancia de mis dos sedes actuales: Buenos Aires y Madrid (¿les dije que también soy español?, ¡gracias abuelita!).
En fin, este post va para los tontos que insinúan que mi carrera periodística y literaria se ve afectada por las ridiculeces que estoy haciendo en este blog y mantienen en vilo (vaya uno a saber por qué) a la divertidísima prensa peruana.

Hay vida fuera del Perú, mis queridos lectores ofuscados.
Pero yo los quiero y seguiré haciendo payasadas para ustedes, hasta que el tiempo se me acabe, el loco me mate o simplemente me aburra (o ustedes se aburran primero, que es lo más probable).

Bueno, hablando de todo un poco, las fotos que aquí les presento son de mi último libro en la mesa de novedades de la genial librería El Ateneo Grand Splendid. Les recomiendo que la visiten, está entre las mejores del mundo.
En esta novela, titulada Candy, no se hace alusión al loco, a la enana arribista ni a ningún escándalo lésbico sexual. Y sin embargo está vendiendo mucho en ciertos mercados a los que les tengo grandísimo respeto.

¡Ojalá llegue pronto al Perú! ¿Me debería acostar con Carlos Cacho para que eso suceda? ¡Paso! Mejor los invito, a quienes estén interesados, a adquirirla a través de www.tematika.com
Gracias amigos, gracias por los comentarios buenos y por los malos, que en definitiva son los que más me divierten. ¡Sigan así!

Luisa Lane