Búsqueda personalizada

miércoles, 19 de enero de 2011

Aprende a leer

Y ahora resulta que esta enana sabe escribir -acumular letras en el teclado, por así decirlo- pero nadie le enseñó a leer.
¡Mamarracha!

Por otro lado, que no mienta. Él me contó varias veces que ella se acostó por años con su profesora de alemán. Así que nada de ficción, mi querida tortillera.

¿Quieren saber más? Tienen suerte porque verla me puso cáustico.
Aparte de acostarse con su profesora de alemán, la enana arribista se acuesta con... ¡su propio hermano!

Nadie me lo va a creer, pero ella y su hermano saben muy bien de lo que estoy hablando.

Viste enana, que Mr. B pasaba largas noches contándome tus sucios secretitos.

¡Suerte con el moribundo!